Las mejores almohadas de lactancia

Las mejores almohadas de lactancia

Muchas veces el deseo de ofrecer a su pequeño todas las comodidades posibles lleva a las futuras madres a comprar un sinfín de objetos, que en muchos casos acaban siendo superfluos, si no totalmente inútiles, tras el nacimiento del niño. Este no es el caso de la almohada de lactancia , una herramienta verdaderamente indispensable que simplifica el trabajo de las nuevas madres y, por ello, nunca debe faltar en la lista de compras útiles.

Qué encontrarás en esta guía:

  1. Las mejores almohadas de lactancia
  2. Comparativa con los mejores productos
  3. Consejos y guía de compra

Los 5 mejores productos

1. Merrymama 0793579852858

1. Merrymama 0793579852858 VER OFERTA EN AMAZON
PROS
  • Acolchado natural y transpirable
  • Funda lavable a máquina
  • Cordones de seguridad
  • Disponible en varios colores.
CONTRAS
  • Un poco pesado (2,8 kg)

2. Seis diseños 601940-sd

2. Seis diseños 601940-sdVER OFERTA EN AMAZON
PROS
  • Extraíble y completamente lavable a máquina.
  • Cordones de seguridad
  • Disponible en varios colores.
CONTRAS
  • Acolchado sintético menos transpirable

3. Chicco Boppy

3. Chicco BoppyVER OFERTA EN AMAZON
PROS
  • Extraíble y completamente lavable a máquina.
  • Adecuado para diferentes etapas de crecimiento.
  • Disponible en varios colores.
CONTRAS
  • No apto como almohada de embarazo.
  • Acolchado sintético menos transpirable

4. Chicco 08079904390000

4. Chicco 08079904390000VER OFERTA EN AMAZON
PROS
  • Funda lavable a máquina
  • Disponible en varios colores.
  • Adecuado para diferentes etapas de crecimiento.
CONTRAS
  • Ninguno

5. Chicco Boppy Total Body

5. Chicco Boppy Total BodyVER OFERTA EN AMAZON
PROS
  • Diseño modular para diferentes etapas del embarazo y la lactancia.
  • Lavable en la lavadora
  • Disponible en varios colores.
CONTRAS
  • Los 3 cojines no son extraíbles
  • Acolchado sintético menos transpirable

>> Volver arriba <<

Comparativa de los mejores productos

MEJOR OPCION
1. Merrymama 0793579852858
1. Merrymama 0793579852858
Lee opiniones

PROS

  • Acolchado natural y transpirable
  • Funda lavable a máquina
  • Cordones de seguridad

CONTRAS

  • Un poco pesado (2,8…
MEJOR CALIDAD / PRECIO
2. Seis diseños 601940-sd
2. Seis diseños 601940-sd
Lee opiniones

PROS

  • Extraíble y completamente lavable…
  • Cordones de seguridad
  • Disponible en varios colores.

CONTRAS

  • Acolchado sintético menos transpirable
3. Chicco Boppy
3. Chicco Boppy
Lee opiniones

PROS

  • Extraíble y completamente lavable…
  • Adecuado para diferentes etapas…
  • Disponible en varios colores.

CONTRAS

  • No apto como almohada…
  • Acolchado sintético menos transpirable
4. Chicco 08079904390000
4. Chicco 08079904390000
Lee opiniones

PROS

  • Funda lavable a máquina
  • Disponible en varios colores.
  • Adecuado para diferentes etapas…

CONTRAS

  • Ninguno
5. Chicco Boppy Total Body
5. Chicco Boppy Total Body
Lee opiniones

PROS

  • Diseño modular para diferentes…
  • Lavable en la lavadora
  • Disponible en varios colores.

CONTRAS

  • Los 3 cojines no…
  • Acolchado sintético menos transpirable

>> Volver arriba <<

Guía de compra ¿Qué producto comprar? 

Los factores decisivos para elegir una almohada de lactancia

¿Por qué comprar una almohada de lactancia?

Muchas veces el deseo de ofrecer a su pequeño todas las comodidades posibles lleva a las futuras madres a comprar un sinfín de objetos, que en muchos casos acaban siendo superfluos, si no totalmente inútiles, tras el nacimiento del niño. Este no es el caso de la almohada de lactancia , una herramienta verdaderamente indispensable que simplifica el trabajo de las nuevas madres y, por ello, nunca debe faltar en la lista de compras útiles.

Esta almohada en particular está diseñada para soportar el peso del bebé durante la lactancia y ayuda no solo a que este momento sea menos agotador  para la madre, sino también a asegurar que ambos asuman la posición más correcta y cómoda . Almohada de lactanciaLa lactancia materna representa una etapa fundamental tanto para el recién nacido como para la madre: es un momento especial de interacción, durante el cual se establece y fortalece esa relación única entre las dos partes que los unirá de por vida. Sin embargo, no debemos olvidar que el bebé necesita tiempo para aprender los movimientos óptimos para succionar la leche, por lo que, durante las primeras semanas de vida, una toma puede tardar hasta 60 minutos . El niño, por tanto, debe vivir este momento con tranquilidad y sin traumas  de ningún tipo. Por otro lado, la madre puede aprovechar la lactancia materna para relajarse y recuperar las fuerzas sustraídas del cansancio posparto y la falta de sueño.

El sofá, el sillón o la cama de casa, por cómodos que sean, no están diseñados en sí mismos para ser óptimos y ergonómicos durante la lactancia. La almohada de lactancia, en cambio, asegura el apoyo adecuado para el bebé, que puede concentrarse en la lactancia con total relajación, y para la madre, que evitará tensar brazos, cuello y espalda . Además, esta herramienta proporciona una mayor libertad de movimiento , ya que el amamantador ya no necesita sostener al bebé con ambos brazos y puede usar el brazo libre para contestar el teléfono, leer o usar la computadora.

 

Dependiendo de la forma, entonces, esta almohada también puede ser muy útil en la fase de gestación. Algunos modelos, de hecho, también se pueden usar durante el embarazo : a medida que avanza la gestación, la barriga crece, el peso en la espalda aumenta, la circulación se fatiga y encontrar una posición cómoda para dormir se convierte en una empresa titánica. Estas almohadas, sin embargo, pueden brindar cierto alivio, apoyando el cuello, la espalda y las piernas de la futura madre y ayudándola a dormir sobre su lado izquierdo, una posición ideal porque garantiza un mayor riego sanguíneo al feto.

 

Gracias a su acolchado , las almohadas de lactancia también son excelentes aliados para una buena digestión del bebé , que puede colocarse allí inmediatamente después de la alimentación para mantener su espalda en posición elevada y reducir el riesgo de reflujo y regurgitación. Esta posición también es ideal cuando el niño tiene tos o la nariz tapada: en estos casos, de hecho, la almohada se puede colocar en la cuna o cuna para ayudar al niño a respirar mejor y dormir tranquilo.
Finalmente, la almohada de lactancia también puede ser útil cuando la madre (u otro miembro de la familia) sufre de dolor lumbar o de cuello.ayudándola a asumir la posición más correcta para relajar sus músculos y aliviar las molestias.

Ahora veamos con más detalle cuáles son las características a las que debes prestar atención cuando quieras comprar una almohada de lactancia.

Forma y tamaño

Una buena almohada de lactancia debe ser cómoda y ergonómica y garantizar que tanto el bebé como la madre asuman la postura y los movimientos correctos; por ello, la forma y el tamaño se encuentran entre las primeras características que tendremos que valorar a la hora de elegir.

Las almohadas de lactancia más populares del mercado se presentan principalmente en dos formas:

  • Forma de U : estos cojines se distinguen por una forma que se asemeja a una rosquilla. Para ser utilizados, deben colocarse en las piernas y alrededor de la cintura, de modo que creen un soporte para el recién nacido a la altura del pecho durante la lactancia; con el tiempo, también se pueden utilizar como soporte para la espalda durante el embarazo, para que la posición sentada sea más cómoda. Su longitud total suele variar entre 70 y 150 cm;
  • Forma alargada (comúnmente llamada «serpentina»): se trata de cojines cilíndricos largos, que, al igual que los cojines en forma de U, deben colocarse en las piernas y alrededor de la cintura para amamantar, o «abrazarse» durante la noche, descansando sobre ellos. cabeza y pasárselos entre las piernas, para un sueño cómodo durante el embarazo. Al estar diseñadas para soportar el cuerpo de la futura madre durante el sueño, estas almohadas tienen una huella más grande que los modelos en forma de U: su longitud, de hecho, suele oscilar entre 130 y 190 cm.

Funciones

La forma de la almohada de lactancia está íntimamente ligada a las funciones de este objeto, ya que de él dependen los posibles usos de la almohada . En particular, la forma determina si se trata de una almohada adaptable tanto para dormir durante el embarazo como para la lactancia , o si la almohada está diseñada para ser utilizada principalmente durante la lactancia .

Como ya se señaló, los cojines alargados están diseñados para realizar ambas funciones : estos largos cilindros, de hecho, son muy útiles incluso antes de dar a luz, cuando las futuras madres luchan por encontrar la posición adecuada para descansar. Si por el contrario quieres usarlos durante la lactancia, simplemente envuélvelos alrededor de tu cintura en forma de U. Precisamente por este motivo, muchos modelos alargados tienen ataduras de seguridad en ambos extremos, que permiten a la madre sujetar perfectamente la almohada. al vientre manteniendo un ajuste más firme. En consecuencia, los cojines «serpiente» son más flexibles y menos acolchados, debiendo ser adaptables a ambas situaciones.

Los cojines de la U , sin embargo, son más rígidos y tienen un buen acolchado: por tanto, estos modelos están pensados ​​para ser utilizados principalmente para la lactancia materna , mientras que son más incómodos si se utilizan durante la noche. Por otro lado, gracias a su estructura menos flexible, los cojines en forma de U también son ideales para la siestatarde del recién nacido, que puede colocarse allí de forma segura después de la alimentación, sin el peligro de que se mueva sobre su estómago. A partir de los seis meses, estos cojines firmes se pueden colocar en el suelo, preferiblemente sobre una esterilla, para que el bebé pueda experimentar de forma independiente los primeros movimientos y fortalecer los músculos del cuello y la espalda. Finalmente, a los nueve meses, el cojín en forma de U ayuda al bebé a aprender a sentarse, actuando como soporte para mantener el equilibrio.

 

En este caso, por tanto, la elección entre un modelo u otro dependerá de las necesidades personales y del uso que se quiera hacer de la almohada. Los modelos alargados son ideales para quienes buscan una almohada para usar tanto durante el embarazo como para la lactancia, incluso si su estructura flexible los hace menos adecuados como soporte sobre el que colocar al bebé para la siesta post-alimentación. Por otro lado, estas almohadas se pueden usar más fácilmente en el caso de gemelos : de hecho, el mayor tamaño las hace adecuadas para sostener cómodamente a los dos bebés durante las tomas.

Los cojines en forma de U, por otro lado, se recomiendan para los interesados ​​en un modelo que se utilizará principalmente como apoyo durante la lactancia, que posiblemente pueda acompañar al bebé incluso en las etapas de crecimiento inmediatamente posteriores, permitiéndole moverse y jugar incluso. Independientemente con toda seguridad.

Relleno

Precisamente porque fue diseñado para garantizar el máximo apoyo, la almohada de lactancia debe ser lo suficientemente rígida para sostener al bebé de la forma más adecuada, manteniendo su forma ergonómica en el tiempo sin deformarse . Sin embargo, al mismo tiempo, su estructura también debe ser lo suficientemente suave para no ser incómoda para el bebé y la madre.

Por este motivo, otro factor importante a considerar a la hora de comprar una almohada de lactancia es su  relleno . En cuanto a los cojines que se encuentran actualmente en el mercado, estos pueden ser de dos tipos: sintéticos o naturales . Dentro de estos dos grupos, podemos encontrar diferentes materiales:

  • Acolchado en poliestireno granulado : estos modelos tienen una forma compacta y son suaves y ligeros. El poliestireno también hace que los cojines sean completamente lavables a máquina sin riesgo de que se deformen. Este material sintético es perfecto para el invierno, ya que tiene la capacidad de retener el calor. Por otro lado, sin embargo, existe el riesgo de que el poliestireno pueda hacer sudar al niño durante el verano;
  • Acolchado de fibra de poliéster : también en este caso se trata de un acolchado sintético, que es ligero y suave y se puede lavar en la lavadora. Sin embargo, como el poliestireno, el poliéster no es particularmente fresco durante el verano;
  • Relleno de cascarilla de espelta: la cáscara de espelta no es más que la membrana que recubre los granos de espelta, derivados de los desechos de su procesamiento. Evidentemente es un material natural, muy apreciado por sus propiedades antiácaros, transpirantes y termorreguladoras. Gracias a sus características, de hecho, consigue retener el calor durante el invierno, mientras se mantiene fresco durante el verano, evitando así la sudoración excesiva del niño. Este acolchado, sin embargo, es un poco más pesado que los sintéticos. Además, la paja de espelta no se puede lavar en absoluto: por lo tanto, tendrá que limitarse a ventilar la almohada de vez en cuando. En las almohadas para amamantar disponibles en el mercado, las cáscaras de espelta a menudo se combinan con flores de manzanilla o lavanda, conocidas por sus propiedades relajantes y calmantes;
  • Relleno de cáscara de mijo : en este caso, es la membrana que recubre los granos de mijo. Este material, también natural, tiene propiedades muy similares a las de la cáscara de espelta: durante el verano, el relleno es refrescante, conservando el calor en las estaciones más frías. Sin embargo, incluso en este caso, el relleno no se podrá lavar a máquina y hará que la almohada sea un poco más pesada.

Recubrimiento

No olvide que la almohada de lactancia permanecerá en estrecho contacto con la delicada piel del bebé durante mucho tiempo , por lo que el material con el que se cubre es de suma importancia. Por lo tanto, antes de comprar, también es necesario evaluar cuidadosamente el tipo de funda con la que está equipada la almohada, que debe elegirse con mucho cuidado.
En este caso, las fibras sintéticas no son ideales : aunque fácilmente lavables, de hecho, estas superficies son menos transpirables y corren el riesgo de hacer que el niño sude en exceso , con el riesgo de provocar irritaciones cutáneas molestas. Por tanto, es aconsejable optar por materiales naturales  (comoalgodón o fibra de bambú ), que son frescas, suaves al tacto y más delicadas con la piel sensible del bebé.
Le recordamos que la almohada de lactancia se ensuciará con mucha facilidad durante su uso y, por tanto, se lavará con frecuencia para estar siempre limpia y desinfectada. Para ello, es importante comprobar que la funda sea lavable a máquina y posiblemente compatible con el uso de la secadora.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *